Carta a un padre que murió de Cáncer de un día para otro!!!

Hola Pa:

En realidad es muy difícil escribirte dado que he estado huyendo de hacer totalmente frente a tu muerte, durante estos dos últimos años. La última vez que te vi consciente fue en el Aeropuerto, me despediste cuándo fui a un viaje a encontrar un poco más de luz en mi camino, estaba pasando por un mal momento. Y de cierta forma sé que estoy en un viaje y que aquella despedida en el Aeropuerto será el reencuentro en otro viaje. De haber sabido que al día siguiente de mi retorno morirías me hubiera quedado, sin embargo ahora después de mucho sé que todo es perfecto.

Moriste un día que llegue de aquél viaje que me fuí a buscar a mi mismo. Y sin embargo a mi regreso moriste en mi cama, dado que el Cáncer de Páncreas no te dio más que un par de semanas (literal) para despedirte de tus hermanos y mi madre. Cuándo yo llegué no te vi consciente estabas en estado convaleciente y ya no podías hablar y tu mirada era difusa. Sin embargo tuve el honor y el privilegio de que murieras a mi lado. Y oí ese sonido tan fuerte y particular cuándo tu alma abandona tu cuerpo. Lo llevo conmigo siempre.

Cómo muchos otros amigos y compañeros de mi generación, crecimos con padres divorciados en un estire y afloje de nuestras emociones y nuestro sentido de pertenencia de una u otra familia. Ha pesar de ello y de manera adulta cuándo crecimos nos hicimos amigos, recuerdo que quedábamos para comer cómo si fuéramos compas, amigos del alma, y nos divertíamos y hablábamos de política. Y nos aventamos una que otra borrachera. Hoy pa, entiendo que tuve la suerte de tener tu amistad en vez de una relación de paternal tradicional, pero en verdad tuve mucho de tí.

Hoy valoró más esa amistad más desinteresada qué nuestra relación cómo padre e hijo. Tengo que ser sincero contigo, cuándo te fuiste no supe cómo reaccionar y me hundí todavía más en un sin fin de emociones y de angustias, tenía mucho coraje, tenía rabia contra ti, contra todo el mundo, incluso contra Dios, llegué a pensar que no quería seguir viviendo que me quería morír, no te preocupes no tuve ningún acto suicida, pero si se me hizo injusto saber que cuándo mejor nos llevabamos, y recuperábamos todos aquellos años de distancia tenías que emprender tu camino y separarte de esté cuerpo material.

Bueno hay muchas cosas que quisiera decirte, Qué te extraño, Que nuestra relación no fue la más común sin embargo tengo tanto de ti. Que te fuiste en el momento más difícil de mi vida y que no supe cómo manejar mis emociones, Que te amo, Qué te perdono papí. Qué mamá también te perdona aunque sabemos que siempre fuiste el amor de su vida a pesar de su divorcio.

No heredé más que tu biblioteca de libros y algunos cuántos zapatos. Y aquél dinero que dejaste lo malgaste en fiestas sin sentido intentando encontrarte en un vaso que no tenía fondo ni esencia.

Después de aquél mal rato, pasé un rato todavía peor, pero hoy Pa, estoy bien, estoy sano, cure y deje atrás aquellas heridas que mi corazón soporto y hoy las abrazó como parte de mi esencia. Afronte la vida y me he vuelto responsable y amoroso conmigo, amo y respeto. Soy amado y respetado. Me enseñaste a dignificar la diferencia y no emitir juicios. Quiero que sepas que te llevo en el apellido pero sobre todo en el corazón y sé que me cuidas desde el cielo.

Sigo queriendo tener esta relación contigo, sé que te hablo y me escuchas. Sé que tu alma está en un lugar dónde el plano material no tiene tanto sentido pero aquí, te sigo llorando algunas noches.

Papá te amo, y me costo aceptar que nuestro amor era distinto y que tenía que aceptar tal y cómo es.

Con amor tu hijo, que quiere seguir escuchándote y quiero seguir en contacto contigo.

Feliz día del padre

Tu cachorro

P.d. Gracias pa, después de estás palabras, en vez de sentirme triste me siento feliz, por saberte cerca.