5 lecciones espirituales que nos enseña “El Principito”

El 6 de abril de 1943 se publicaba un libro mágico, fascinante y pleno de talento literario, “El principito“, de Antoine de Saint-Exupéry.

El Principito es una pequeña joya literaria escrita por el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. Aunque el libro de El Principito tiene más de 70 años, sigue siendo actual. Es una colección de moralejas, pero sin castigos ni prohibiciones. El Principito cuenta la historia de un piloto que sufre un accidente en el desierto del Sáhara y conoce a un niño llegado de un asteroide.

La historia de El principito trata temas universales como el amor, la amistad, el sentido de la vida y la naturaleza humana. Realiza una crítica al hombre y a la civilización moderna que conducen a la pérdida de los valores más esenciales del ser humano. Defiende la sabiduría de los niños como algo que sirve para guiarse en la vida adulta, pero que irremediablemente se pierde con la edad.

  1. “No se debe nunca escuchar a las flores. Sólo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello.”
  2. “Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar.”
  3. “Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”
  4. “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”
  5. “Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.”